Seleccionar página

Lo primero:

  Posiblemente llegaste aquí porque buscas alguna solución a

    un problema de tus páginas:  Cómo aumentar las ventas en

       tu web por algo clave que está relacionado con tus textos…

O tal vez llegaste por azar,

y en ese caso no te culpo si lo que te cuento te hace tanto sentido

como el revoloteo de una mosca que estuviera fastidiando de un lado a otro,

sin rumbo definido.

Bueno, al menos puede que así lo consideres al principio.

Pero sólo al principio…

Y es que cualquier emprendedor con pretensiones de hacer un buen negocio online,

suele maniatarse por completo cuando intenta escribir sus textos.

Textos que vendan.

 

Muchos negocios serios ya saben que este es un punto fundamental en su estrategia.

Otros no… Ni siquiera le dan importancia.

Obteniendo pobres resultados que van drenando sus energías,

hasta quedar secos y sin vida.

Fin de la historia…

Bueno, allá ellos.

Algunos entienden las cosas a la velocidad del rayo, mientras otros van

por los cambios necesarios, cuando los líderes ya vienen de vuelta con “gigametros” de ventaja.

Cada cual marcha a su paso,  y  eso en concreto no se puede cambiar desde fuera.

A  menos que uno mismo se saque la venda de los ojos y se convenza

de que más de algo no anda bien con la página web que tiene.

El remedio es bien claro:

Hacer textos de venta que se cuelen inevitablemente  en  la mente de tu audiencia

de manera sutil pero decidida, mediante una técnica especializada en lograr esto:

El copywriting.

Una herramienta que permite mejorar sustancialmente los resultados en una web de negocios.

 

Ah, por cierto: Creo que no habría llegado a conocer el copywriting,  

si no hubiera sido por unos pocos detalles:

Mi interés y estudios sobre administración y marketing,

y sobre todo, por un gusto que me viene desde la infancia:

Escribir.

Leer y escribir.

Mis primeros acercamientos a la palabra escrita, como foco de interés esencial,  se remontan a

los 7 u 8 años, cuando comencé a crear poemas, imitando a mi abuelo materno.

Para serte franco, no empecé muy promisoriamente… No eran poemas inolvidables

ni que marcaran ninguna diferencia en el mundo de las letras.

Bueno, tampoco puedes esperar tanto de un chico de esa edad.

Lo interesante es que con el correr del tiempo puedes ir evolucionando.

Si es que te lo propones, claro.

El hecho es que siempre me atrajo el mundo de las letras.

Aunque debo confesarte que di varias vueltas en el camino. 

Algunas afortunadas y otras no tanto.

Y es que sonaría bonito decirte que venía predestinado a escribir.

Sonaría bien, pero estaría faltando a la verdad, pues como te conté,

di varias vueltas en el camino.

Como tú, como casi todos.

El asunto es que en distintas etapas de la vida uno se dedica a hacer muchas cosas

que aparentemente no tienen relación unas con otras.

Como aprender a nadar y a andar en bicicleta, ser boy-scout, estudiar administración, escribir,

dibujar, correr 10.000 metros en la calle, jugar tenis de mesa (pasablemente, nunca fui bueno en

deportes, pero le hacía empeño), pararse de cabeza durante años… practicar hatha yoga la mitad

de toda mi vida, estudiar disciplinas varias, etc.

Hasta ver que posiblemente lo que mejor hacía desde niño era escribir…

He pasado muchos años de mi vida escribiendo narrativa. Distintas formas de narrativa.

Luego aprendí lo que sin duda a ti te puede interesar muchísimo más para tu propio negocio:

Escribir para vender. Copywriting.

Si quieres que te cuente algo más sobre copywriting, y de cómo esto también puede aumentar

las ventas en tu propia web de negocios, no tienes más que apuntarte a mi correo electrónico.

Probablemente esas ideas te ayuden en tu emprendimiento

de una manera insospechada y amena.

Si el tema no es de tu interés, todo bien.  Da lo mismo.

Simplemente no te suscribes.

Y no hay drama.

En caso de que te apuntes aquí, te llevas gratis un e-book para aumentar las ventas

en tu web de negocio.